Publicar comida en redes sociales

Inicio » Publicar comida en redes sociales

4

A pesar de la presunta influencia de estos mensajes en los medios sociales, especialmente en los adolescentes, se sabe poco sobre el marketing en los medios sociales (de alimentos) al que están expuestos los adolescentes. En respuesta a este desequilibrio, la Organización Mundial de la Salud pidió que se investigara el marketing alimentario dirigido a los adolescentes, en particular el marketing en medios digitales (Organización Mundial de la Salud, 2016). Por lo tanto, este estudio tiene como objetivo explorar los mensajes alimentarios que los consumidores adolescentes (de 12 a 18 años) encuentran cuando utilizan las redes sociales.

Una revisión de la literatura muestra que parece haber una fuerte presencia de productos alimentarios no básicos y de marca en los medios sociales. Se estima que los adolescentes ven más de 9000 publicaciones de marketing alimentario en las redes sociales cada año (Potvin Kent et al., 2019). Holmberg et al. (2016) analizaron el contenido de las imágenes compartidas por adolescentes de 14 años en Instagram y descubrieron que la mayoría eran imágenes de alimentos, especialmente de alimentos no básicos. Holmberg et al. (2016) descubrieron que los adolescentes asociaban comúnmente estas imágenes de medios sociales de alimentos de marca con contextos sociales (por ejemplo, comer con amigos en una determinada cadena de alimentos) atribuyendo significados sociales a los productos de marca y construyendo cómo los adolescentes interactúan con la comida. En este estudio, pretendemos evaluar la presencia en los medios sociales de los alimentos básicos y no básicos, así como las fuentes de estas imágenes, incluidos los compañeros, las empresas alimentarias y las personas influyentes. En consecuencia, la primera pregunta de investigación (RQ1) que abordará este estudio es: ¿Qué medio social es la fuente más destacada de los mensajes alimentarios que encuentran los adolescentes? La segunda pregunta de investigación (RQ2) es: ¿En qué medida los mensajes alimentarios que encuentran los adolescentes en los medios sociales representan alimentos básicos y no básicos? Para responder a estas preguntas, un análisis de contenido cuantitativo de los mensajes alimentarios a los que están expuestos los adolescentes y sus fuentes determinará el tipo de alimentos que se promocionan a los adolescentes, las plataformas de medios sociales en las que se promocionan estos alimentos y las fuentes de estos mensajes.

Fotografiar la comida

Parece que estamos muy influenciados por otras personas, especialmente las más cercanas, cuando se trata de lo que comemos. La investigación ha descubierto que cuanto más estrecha y fuerte es la conexión entre dos personas, más influencia tienen sobre sus elecciones alimentarias.

“Muchas de las señales de las interacciones cara a cara están relacionadas con la persona con la que estamos”, afirma Solveig Argeseanu, profesora asociada de salud global y epidemiología de la Universidad Emory de Atlanta (Georgia, EE.UU.). “Se trata más de la relación y de cómo me comparo con esa persona que de individuos concretos. Si creo que la persona con la que estoy es más atractiva o popular, tenderé a querer imitarla más”.

Nuestros hábitos alimenticios también están influidos por lo que vemos. Los científicos afirman que favorecemos las proteínas “rezumantes”, una yema de huevo que gotea o una mozzarella burbujeante, por ejemplo.Existe la preocupación de que las publicaciones en las redes sociales de alimentos azucarados y grasos puedan empujar a la gente a tomar decisiones poco saludables sobre lo que comen (Crédito: Jeffrey Greenberg/Getty Images) “Hay algunas pruebas de que, si ves fotos de comida, esa estimulación visual puede incitarte a sentir deseos de comer”, afirma Suzanne Higgs, profesora de psicobiología del apetito en la Universidad de Birmingham, Reino Unido. Aunque, según ella, en el cumplimiento de ese deseo influyen muchos otros factores, como la comida disponible en ese momento.

¿Por qué crees que el comportamiento de “la cámara come primero” se convirtió en un fenómeno en la sociedad actual?

Con una ración de funciones inspiradas en Instagram, una pizca de Yelp y una pizca de Tinder, los desarrolladores de Yummi dicen que integra las mejores funciones de diferentes redes sociales. La aplicación permite a los usuarios compartir y organizar sus comidas, ya sean caseras o preparadas por un profesional. Las publicaciones se organizan por orden cronológico (una marca de tiempo de cuándo se tomó determina el orden, no la fecha/hora de publicación) y cada una puede clasificarse por cocina para encontrarla fácilmente más adelante. Una vista de calendario también mostrará a los usuarios una visión general de su diario de comidas.

Los desarrolladores de Yummi dicen que, además de compartir la cocina de los restaurantes, la aplicación también está diseñada para compartir recetas. Y a diferencia de Instagram, una popular red social de fotografía de alimentos, las publicaciones no se suben y luego se pierden u olvidan. Como hay un diario de comida que registra cronológicamente los lugares que has visitado o los alimentos que has comido, sirve como banco de memoria, así como una forma fácil de buscar para ti y para otros.

“Me encanta utilizar la aplicación Yummi como diario de comidas para llevar un registro de los lugares que he comido”, dice Kristie Hang, bloguera de comida y presentadora de televisión. “El diseño de la aplicación es muy fácil de usar. Todas las funciones son muy útiles para cualquier persona a la que le guste comer. Ya era hora de que alguien desarrollara una aplicación como esta que extrae más valor de una foto que simplemente darle un Like”.

Publicar fotos de comida en instagram

Lo amas o lo odias, pero casi todo el mundo tiene una opinión sobre la nueva guerra filosófica que amenaza con desgarrar el tejido de las redes sociales: las fotos de la comida de otras personas. ¿Eres de los que hacen fotos de comida? ¡Ponte de pie y que te cuenten!

Pero no todos mis amigos. A algunos de mis amigos no les gustan los post de comida. Y cuando digo que no les gustan, quiero decir que las odian. Mi propio hermano me ha amenazado con dejar de seguirme por mis publicaciones sobre comida. Un amigo incluso las calificó de “pretenciosas”, considerándolas una especie de alarde en las redes sociales sobre la fabulosa vida alimentaria de uno.

En conversaciones posteriores sobre la publicación de alimentos, me he dado cuenta de que se está gestando una auténtica tendencia. Una guerra filosófica, incluso, sobre lo que llena tu Timeline. Algunas personas publican fotos de comida, otras no, pero casi todo el mundo tiene una opinión bastante definida sobre si se debe publicar comida o no. ¿De qué lado estás?

Entre las respuestas negativas, destaca la opinión de que a nadie le importa la comida que comes y que, de hecho, corres el riesgo de parecer que te burlas de tus amigos con comida que no pueden comer. Y luego está la respuesta que mejor resume el dilema de compartir la comida: “Claro que no. No tengo ningún interés en mostrar mi comida al mundo y viceversa. Si veo dos fotos de comida al día, las bloqueo”.

Ir arriba