Las redes sociales y el bullying

Inicio » Las redes sociales y el bullying

Anuncio de servicio público sobre las redes sociales y el ciberacoso

El ciberacoso es el que tiene lugar a través de dispositivos digitales como teléfonos móviles, ordenadores y tabletas. El ciberacoso puede producirse a través de SMS, mensajes de texto y aplicaciones, o en línea en medios sociales, foros o juegos en los que la gente puede ver, participar o compartir contenidos. El ciberacoso incluye enviar, publicar o compartir contenido negativo, dañino, falso o malvado sobre otra persona. Puede incluir el hecho de compartir información personal o privada sobre otra persona, causando vergüenza o humillación. En algunos casos, el ciberacoso se convierte en un comportamiento ilegal o delictivo.

Con la prevalencia de las redes sociales y los foros digitales, los comentarios, las fotos, las publicaciones y los contenidos compartidos por las personas a menudo pueden ser vistos por extraños, así como por conocidos. El contenido que una persona comparte en línea -tanto su contenido personal como cualquier contenido negativo, mezquino o hiriente- crea una especie de registro público permanente de sus opiniones, actividades y comportamiento. Este registro público puede considerarse como una reputación en línea, a la que pueden acceder escuelas, empleadores, universidades, clubes y otras personas que pueden investigar a una persona ahora o en el futuro. El ciberacoso puede dañar la reputación en línea de todos los implicados, no sólo de la persona acosada, sino también de quienes lo hacen o participan en él. El ciberacoso tiene problemas únicos, ya que puede ser:

Ciberacoso y otros delitos de alta tecnología

Si has sido víctima de un comportamiento abusivo o amenazante por parte de alguien cerca de tu casa o cuando estás fuera de ella, puede tratarse de acoso. Hay diferentes cosas que puedes hacer si estás siendo acosado.

El acoso se produce cuando alguien se comporta de forma que te hace sentir angustiado, humillado o amenazado. Puede tratarse de un conocido, como un vecino o una persona de tu localidad, o de un desconocido, por ejemplo, alguien en el autobús.

El tribunal puede dictar una orden o mandato judicial para que la persona que te acosa cese su comportamiento. Si no deja de acosarte después de que el tribunal haya dictado una orden judicial contra él, es un delito y puede ser procesado en los tribunales penales.

El delito de acoso se produce cuando el propietario, o cualquier persona que actúe en su nombre -por ejemplo, un agente inmobiliario-, hace algo deliberadamente que interfiere en el disfrute de su vivienda y tiene la intención de obligarle a abandonarla o de quitarle sus derechos.

Si al bloquear a alguien no se detiene el acoso, puedes denunciarlo a la policía o ponerte en contacto con tu proveedor de servicios de internet. Puedes mostrarles cualquier prueba que hayas conseguido reunir para ayudarles a investigar la situación.

Ciberacosadores: Una red asesina. Los trolls de Internet y sus víctimas

El ciberacoso es, en muchos casos, una extensión del acoso tradicional ya existente.[5][6] Los estudiantes que son acosados a través de Internet, en la mayoría de los casos, también han sido acosados antes de otras formas más tradicionales (por ejemplo, física o verbalmente). Hay pocos estudiantes que sean acosados exclusivamente por Internet; estas víctimas cibernéticas suelen ser estudiantes físicamente más fuertes, lo que hace que los acosadores prefieran los enfrentamientos en línea al contacto cara a cara en la escuela[7].

La concienciación en Estados Unidos ha aumentado en la década de 2010, debido en parte a los casos de gran repercusión.[8][9] Varios estados de EE.UU. y otros países han aprobado leyes para combatir el ciberacoso.[10] Algunas están diseñadas para atacar específicamente el ciberacoso de adolescentes, mientras que otras se extienden desde el ámbito del acoso físico.[11] En los casos de ciberacoso de adultos, estas denuncias suelen presentarse empezando por la policía local.[12] Las leyes difieren según la zona o el estado.

Las investigaciones han demostrado una serie de graves consecuencias de la victimización por ciberacoso[13] Las estadísticas específicas sobre los efectos negativos del ciberacoso difieren según el país y otros datos demográficos. Algunos investigadores señalan que podría haber alguna forma de utilizar técnicas informáticas modernas para determinar y detener el ciberacoso[14].

Seguridad en Internet, privacidad en las redes sociales y ciberacoso PARTE 1/4

Una nueva investigación sugiere que el aumento de las horas que se pasan en Internet puede estar relacionado con comportamientos de ciberacoso. Según un estudio de la Universidad de Georgia, las puntuaciones más altas de adicción a las redes sociales, el mayor número de horas que se pasan en línea y el hecho de identificarse como varón predijeron significativamente la perpetración de ciberacoso en los adolescentes.

El ciberacoso puede adoptar muchas formas, como los ataques personales, el acoso o el comportamiento discriminatorio, la difusión de información difamatoria, la tergiversación en línea, la difusión de información privada, la exclusión social y el ciberacoso.

Cuando los adolescentes están en línea, se adaptan a un conjunto diferente de normas sociales que cuando interactúan con sus compañeros en persona. A menudo, son más agresivos o críticos en las redes sociales debido al anonimato que tienen en línea y a su capacidad para evitar represalias. Además, los ciberacosadores pueden sentir menos remordimientos o empatía cuando realizan estos comportamientos porque no pueden ver el impacto directo de sus acciones.

“El agresor no tiene la oportunidad de ver lo perjudicial que es su acoso y de aprender de sus errores y hacer algo diferente”, dice Giordano. “Es una situación que da miedo porque no tienen las consecuencias naturales que tienen con el acoso fuera de línea”.

Ir arriba