Empleo y redes sociales

Inicio » Empleo y redes sociales

Las redes sociales y las solicitudes de empleo

Desde los primeros sistemas de palomas mensajeras hasta los canales de telecomunicación contemporáneos, los seres humanos siempre han buscado formas innovadoras de hablar entre sí. En esta búsqueda, hemos borrado las fronteras geográficas y hemos hecho que la comunicación sea prácticamente instantánea. Esto es posible gracias a la creación de herramientas de medios sociales que nos permiten participar en “redes sociales”. Los servicios en línea nos proporcionan una tribuna virtual, anunciando nuestras opiniones, tanto triviales como serias, no sólo a nuestros amigos y familiares, sino al mundo entero.

Los responsables de Recursos Humanos (RRHH), con presupuestos cada vez más reducidos, se enfrentan al reto de contratar a las mejores personas para sus empresas y, al mismo tiempo, reducir la tasa de rotación de los empleados de una organización. Para alcanzar sus objetivos, deben asegurarse de que el empleado potencial “encaje” en la cultura de la empresa. Esto significa que la persona contratada no sólo debe estar cualificada, sino que sus hábitos y opiniones deben estar en consonancia con la marca y los valores de la empresa.

Por lo tanto, además de las entrevistas, los directivos confían en la comprobación de los perfiles en línea para estar al tanto de cualquier signo que pueda indicar que un candidato no encaja con la empresa y sus ideales más amplios. Esto es especialmente importante en puestos de trabajo de cara al público, como la atención al cliente, o sensibles, como la medicina, o que requieren un profundo compromiso con los objetivos de la organización, como la administración pública. Los perfiles en línea pueden dar una imagen del nivel de madurez, al tiempo que ponen de manifiesto los pensamientos contrarios u otros posibles abusos que pueden reflejarse negativamente si esas personas pasan a formar parte de la empresa.

Redes sociales corporativas

Alison Doyle es una de las principales expertas en carreras profesionales del país y ha asesorado tanto a estudiantes como a empresas sobre prácticas de contratación. Ha concedido cientos de entrevistas sobre el tema para medios como The New York Times, BBC News y LinkedIn. Alison fundó CareerToolBelt.com y es experta en este campo desde hace más de 20 años.

La creación de redes es uno de los componentes más importantes de la búsqueda de empleo, y es una de las principales maneras en que los solicitantes de empleo pueden ser contratados. Tanto si se trata de establecer una red de contactos en persona o en línea, o de utilizar las redes sociales para hacer crecer tu carrera, hay muchas maneras en que las redes sociales pueden ayudarte a ser contratado.

La encuesta Jobvite’s 2019 Job Seeker Nation informa que el 50% de los encuestados se enteró de los puestos de trabajo a través de amigos, el 37% dice que también se enteró de los puestos vacantes a través de las redes profesionales y el 35% se enteró de los puestos de trabajo a través de las redes sociales.

Una de las razones por las que los empleadores recurren a las redes sociales es para cortejar a los candidatos pasivos (aquellos que no buscan activamente empleo). Esto significa que, aunque no estés buscando un nuevo trabajo en este momento, tiene sentido utilizar estas redes sociales y profesionales para mejorar tu carrera.

Los efectos de las redes sociales en el empleo y la desigualdad

Desarrollamos un modelo en el que los agentes obtienen información sobre las oportunidades de empleo a través de una red de contactos sociales modelada explícitamente. Se demuestra que el empleo está positivamente correlacionado a través del tiempo y de los agentes. Además, el desempleo presenta una dependencia de la duración: la probabilidad de obtener un empleo disminuye en función del tiempo que un agente ha estado desempleado. Por último, examinamos la desigualdad entre dos grupos. Si la permanencia en el mercado laboral es costosa y un grupo comienza con una peor situación laboral, entonces la tasa de abandono de ese grupo será mayor y sus perspectivas de empleo serán persistentemente inferiores a las del otro grupo.

Cómo funcionan las redes sociales

Una encuesta de 2012 demostró que los trabajadores pasan una media de 1,5 horas al día en el trabajo en las redes sociales. Esto supone 7,5 horas a la semana, más de 30 horas al mes y 390 horas desperdiciadas al año. Además, eso no tiene en cuenta otras interrupciones habituales como las charlas con los compañeros, las pausas para el café y la atención de mensajes/llamadas individuales.

Según el Centro de Investigación Pew en 2014, el 77 por ciento de los empleados declararon utilizar las redes sociales en el lugar de trabajo. Y ello a pesar de que un gran número de empresas prohíben el uso de las redes sociales en el lugar de trabajo. Mientras que otras tienen políticas específicas sobre su uso en el trabajo. Así pues, los empleados pueden estar muy presentes en los medios sociales a pesar de todos los esfuerzos que hacen las empresas para restringir su uso.

La investigación ha revelado que el 82 por ciento de los trabajadores está de acuerdo en que las redes sociales reforzarán las relaciones laborales. Además, el 60 por ciento cree que las redes sociales apoyan el proceso de toma de decisiones, ayudándoles a colaborar, compartir ideas y resolver problemas. Entre los jóvenes de 18 a 24 años, el 5% ve las redes sociales como un “derecho”. Y casi la mitad de ellos no trabajaría con una organización que prohibiera su uso.

Ir arriba